rod

Bienvenidos al Blog de @ngel @rruga

jueves, 5 de marzo de 2015

10 frases que no deberías decirle a una persona con CÁNCER

Las palabras tienen poder; y, dependiendo de las circuntancias en las que las emitamos, pueden convertirse en caricias para el alma o en heridas muy dolientes. Por eso, cuando estamos ante una situación delicada como el
 cáncer, debemos ser muy cuidadosos con ellas. Más allá de nuestras buenas intenciones, hay frases que NO deberíamos decir.

#1 “La calvicie te sienta genial”

En un paciente con cáncer, la calvicie no es fruto de una elección y nada tiene que ver con una preferencia estética. Por el contrario, es el efecto inevitable del tratamiento de una enfermedad que nunca quiso sufrir. Por tanto, lo mejor será que evites realizar comentarios a este respecto.

#2 “¡Eres afortunado! Tienes el 'mejor' tipo de cáncer”

Es verdad: no todas las variedades de cáncer son iguales, ni poseen el mismo índice de mortalidad. Y, si conoces estos datos, es lógico que quieras emplearlos para reconfortar a un ser querido –es un gesto muy humano–. Pero, por otro lado, debes tener presente que el cáncer siempre supone dolor y tú no tienes ningún derecho a minimizarlo.

#3 “De seguro, lo superarás”

Esta es una de las frases de aliento más clásicas. ¡Apuesto a que te la han dicho a ti alguna vez! Entonces, piensa en cómo te sentiste. ¿Acaso te reconfortó o la percibiste como una frase vacía? Y es que a estas alturas se ha transformado en un total cliché. 

#4 “Estoy para lo que me necesites”

De poco sirve expresar tu apoyo en abstracto. Trata de ser, entonces, más concreta. Por ejmplo, pregúntale cuándo tiene su próxima consulta médica y acompáñalo. De esta manera, tu apoyo será real.

#5 “Tener cáncer hoy en día no es tan difícil como antes”

Mujer en el césped
Tienes un punto: la ciencia ha avanzado mucho y, hoy en día, los pacientes con cáncer tienen más posibilidades de salvarse que, por ejemplo, en la Edad Media. No obstante ello, no eres quién para juzgar el dolor ajeno –¡mucho menos, si nunca has padecido esta enfermedad!–.

#6 “Nunca pensé que fueras a venir”

Esta frase no hará más que evocar la enfermedad. Así que, ¡evítala! El cáncer suele generar suficiente desgano en sus víctimas, como para que tú andes provocando lo mismo.

#7 “Eres muy valiente”

La valentía es una virtud que se manifiesta cuando alguien decide hacer algo que, de una forma u otra, inspira temor. Y el cáncer no llega por elección.

#8 ¿Has intentado...?

A las personas nos encanta hablar –incluso, sobre lo que no tenemos idea–. Ahora bien, trata de no incurrir en esta práctica. A menos que seas oncólogo, no hagas sugerencias sobre posibles tratamientos. Sin quererlo, puedes llegar a hacer más mal que bien.

#9 “Si alguien ya tuvo la fuerza suficiente para vencerlo, tú también lo harás”

Piensa sobre las implicancias de esta afirmación por unos segundos, ¿acaso crees que quienes no lograron vencerla no lucharon lo suficiente?

#10 “Sé como te sientes”

¿Qué sentido tiene emitir estas palabras, si la verdad es que no tienes ni la más pálida idea de todo lo que significa vivir con cáncer?
Como expresó Kahlil Gibrán, “el dolor extremo es mudo” y el cáncer conlleva este tipo de aflicción. Ante él, entonces, ninguna palabra suele ser lo suficientemente efectiva; pero... un abrazo puede que sí.
Información recomendada, pincha aqui: 5 mitos y verdades sobre el cáncer

                                                         

2 comentarios:

Cova Picallo dijo...

Estoy de acuerdo con casi todo, excepto con lo de ofrecer ayuda en abstracto. El enfermo, y todos en general, debemos aprender a pedir ayuda cuando la necesitamos. No podemos esperar que los nuestros nos adivinen. Asi que, si un dia necesitas compañía para ir una prueba, o a una sesion, llama a esa amiga y diselo. Ella lo hara encantada porque te quiere apoyar.

angel arru dijo...

Gracias por comentar este post, lo que hablo lo digo en primera persona, hace ya un año de mi tratamiento de cáncer y te diré que esta enfermedad me quitó y me dió. Reencontré a mi familia, ahora si les puedo pedir ayuda igual que yo dársela, pero antes eramos auténticos desconocidos, esta enfermedad me enseñó mucho de la VIDA, y de las personas ahora celebro cada segundo. No hace falta ser adivino para ver si una persona esta triste o alegre, no puedes ser tan egoista de sentirte tu mal y arrastrar a los demás tras tuyo, el que quiera ayudarte lo hará sin más.... muchas gracias por comentar, un abrazo!!!

portada

pruebas